ARGENTINA
Doctrina
Título:El G20 en Argentina, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la acción por el clima
Autor:Bellorio Clabot, Dino L.
País:
Argentina
Publicación:Revista Iberoamericana de Derecho Ambiental y Recursos Naturales - Número 30 - Diciembre 2018
Fecha:11-12-2018 Cita:IJ-DXLIV-8
Índice Voces Relacionados Ultimos Artículos
1. Hacia un desarrollo económico equitativo y sostenible
2. Políticas públicas y desafíos de la Agenda global
3. Estructura ampliada
4. Origen del G20
5. Las prioridades anunciadas por la Argentina y los ODS de la Agenda 2030
6. Los canales de trabajo del G20
7. "Grupos de Afinidad"
8. Presidencia del G20 e invitación a los principales organismos internacionales
9. El trabajo del Canal de Sherpas
10. Definiciones de la Agenda 2030 y las implicancias del Acuerdo de París
11. G20 Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible
12. El papel de la energía en el desarrollo justo y sostenible
13. Declaración de los ministros de agricultura del G20 (julio 2018)
14. Declaración de la Reunión ministerial de Salud del G20 (octubre de 2018)
15. La voz de las ciudades del URBAN 20 (U20). Aportes a los foros del G20
16. Los desafíos de la Justicia (J20) en el marco del G20
17. La Cumbre Youth 20 (Y-20)
18. Aspectos de la declaración final del G20 de Finanzas
19. La estructura del G20 y la ampliación de su agenda. Tendencias actuales
20. Lo que viene
Notas

El G20 en Argentina, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la acción por el clima


Por Dino Bellorio Clabot [1]


1. Hacia un desarrollo económico equitativo y sostenible [arriba] 


Es sabido que en la actualidad, el G20 constituye el principal foro de coordinación económica internacional. Reúne a las veinte principales economías del mundo, tanto desarrolladas como emergentes que, en su conjunto, representan alrededor del 85 por ciento del PBI mundial, el 80 por ciento del comercio global y los 2/3 de la población total.


Es el ámbito donde los Presidentes y Jefes de Estado se reúnen para debatir y aprobar estrategias comunes sobre la economía mundial y los temas centrales de la actual coyuntura internacional, con el objetivo de “promover la cooperación económica global”. 


Los países que integran el G20 son: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica, Turquía, y la Unión Europea.


2. Políticas públicas y desafíos de la Agenda global [arriba] 


La elección de la Argentina para presidir la reunión del G20 le ha otorgado a nuestro país un lugar significativo para el trabajo mancomunado en pos de los desafíos, oportunidades y políticas públicas que plantea la agenda global; tanto a nivel mundial, como también regional y nacional. 


Los temas de la agenda del G20 Argentina 2018 han incluido decenas de reuniones de funcionarios de distintos rangos celebradas en provincias argentinas, abordando temas de economía, finanzas, empleo, educación, energía, salud y agricultura, entre otros. 


Correspondió a nuestro país liderar la orientación de la Agenda que tiene por fin construir un "consenso multilateral", en el que todos los países se comprometan con un desarrollo económico equitativo y sostenible que genere oportunidades para todos y atienda los desafíos de la propia agenda.(1)


La Cumbre de Líderes del G20 de 2018 constituye el espacio en que los Jefes de Estado y Gobierno más importantes del mundo suscriben el documento de trabajo final de todo lo tratado.


3. Estructura ampliada [arriba] 


Conviene señalar las invitaciones ampliadas de dos países invitados por la Argentina, Chile y Países Bajos, y la participación de organizaciones internacionales socias como: Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, representada por Singapur; Comunidad del Caribe (CARICOM), representada por Jamaica; Unión Africana, representada por Ruanda; Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Banco Mundial; Consejo de Estabilidad Financiera (FSB); Banco de Desarrollo de América Latina (CAF); Fondo Monetario Internacional (FMI); Naciones Unidas (ONU); Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); Organización Internacional del Trabajo (OIT); Organización Mundial de Comercio (OMC) y Nueva Alianza para el Desarrollo de África.


En tanto que la sociedad civil ha incluido "los Grupos de Afinidad", integrados por representantes de distintos sectores -como empresas, ONG, sindicatos, científicos, académicos y agrupaciones de mujeres y jóvenes- los que transmiten demandas y comparten sugerencias e iniciativas de impacto a los líderes del G20. (2)


4. Origen del G20 [arriba] 


El G20 nació en 1999, como una reunión técnica de ministros de Finanzas, pero en plena crisis económica de 2008, se convirtió en lo que es hoy: un espacio clave de discusión y toma de decisiones en el que participan los máximos líderes mundiales y las principales economías. En conjunto, sus miembros representan el 85 % del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y el 75 % del comercio internacional. (3)


5. Las prioridades anunciadas por la Argentina y los ODS de la Agenda 2030 [arriba] 


Al inicio del G20, la Argentina anticipaba las "tres prioridades" que atravesaron los temas de la agenda: el futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y un futuro alimentario sostenible, temas -por cierto- indisolublemente vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. (4)


La implementación y seguimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se insertan en las políticas de construcción de "Consensos para un Desarrollo Justo y Sostenible" y la adopción de visiones comunes y de reales compromisos en temas de impacto global, tales como: el desarrollo sostenible (crecimiento económico, protección del medioambiente y desarrollo social), y en cuanto al fortalecimiento del comercio y las inversiones, la problemática del cambio climático y la innovación basada en ciencia y tecnológica, entre otros.


La visión propuesta para "el futuro del trabajo" (prioridad primera) refiere a las oportunidades y desafíos que plantean los cambios tecnológicos y sus efectos sobre los procesos de producción y la necesidad de adaptarnos a los cambios de modo de no generar exclusiones ni reacciones adversas. Se plantea el desafío creciente de generar "una gran inversión en capacitación y en actualización en técnicas y habilidades para la vida y el futuro".


En segundo lugar, la prioridad elegida señaló la "infraestructura para el desarrollo", considerando que la inversión en infraestructura impulsa "el crecimiento y la productividad", además de proveer el acceso físico y digital para aprovechar las oportunidades del futuro (teniendo en mira básicamente el transporte, los servicios sanitarios, la energía y la conectividad).


La tercera prioridad apunta a construir "un futuro alimentario sostenible", basado en la conservación y preservación del "recurso Suelo" y respecto del cual el G20 podría fomentar una mayor colaboración público-privada.


Más allá de las prioridades mencionadas, el G20 continuó con el legado de las reuniones predecesoras, profundizando el trabajo en materia de igualdad de género, lucha contra la corrupción, fortalecimiento de la gobernanza financiera y cuidado del ambiente, en una línea de evidente contacto y compromiso con la Agenda Mundial del Desarrollo Sostenible y sus Objetivos.


6. Los canales de trabajo del G20 [arriba] 


La estructura de las decenas de encuentros del G20 se concreta a través de dos canales: el Canal de Finanzas y el Canal de "Sherpas".


El Canal de Finanzas abarca las reuniones entre ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales, así como los encuentros de otras líneas y de grupos de trabajo en temas de índole financiera (en lo esencial, colaboración global en políticas financieras y monetarias). El Canal de Sherpas, en tanto, abarca los temas no financieros, como el compromiso político, la lucha contra la corrupción, el desarrollo, la igualdad de género, el comercio y energía, entre otros.


Glosario para el G20 (5)


Cabe aclarar que el G20 tiene un lenguaje propio que muchas veces es desconocido por la ciudadanía. Se ha expresado con toda razón que los medios de comunicación y las redes sociales del foro utilizan términos que, muchas veces, amplían la distancia entre la dirigencia y la población. Es por ello que se generó un glosario con los términos más utilizados del G20 y que dio lugar a la aparición de palabras muy usadas en ese marco.


El término "Sherpa" deriva de los pobladores de las regiones montañosas de Nepal, que guiaban las expediciones occidentales al Everest. Por esa característica, la de guiar, es que se llama así a los representantes de los líderes del G20. Cada uno de ellos es representado por un sherpa durante las reuniones preparatorias, coordina la política del G20 en el país, asesora al líder y negocia en su nombre.


En el Canal de Sherpas, los representantes de los líderes de Estado del foro establecen y tratan las prioridades temáticas no financieras, como el compromiso político, la lucha contra la corrupción, el desarrollo, el comercio y la energía, entre otros.


Cada país miembro del G20 es representado en las reuniones por el sherpa y el ministro que le corresponde al tema. El sherpa luego asesora a su jefe de Estado o Gobierno respecto a los temas discutidos y lleva el diálogo a los grupos de trabajo pertinentes.


Por otro lado, el término "Troika" (viene del ruso) y significa trío. El término se usó en la ex Unión Soviética y esa troika estaba integrada por el presidente, el jefe de Gobierno y el secretario general del Partido Comunista. 


El G20 adoptó el término para identificar a su estructura formal permanente. Es que la presidencia rota anualmente entre sus miembros y por ello, el seguimiento y la consistencia de los temas está garantizada por esa troika (el país que presidió el año anterior -Alemania en esta oportunidad-, el país que ahora tiene la presidencia -Argentina- y el que la presidirá el año siguiente -Japón-. Mientras que el país que ejerce la presidencia, en este caso la Argentina, lidera la agenda de reuniones del año, la troika trabaja para garantizar la continuidad de la agenda del G20 a largo plazo.


Además del sherpa, cada país miembro del G20 es representado en estas reuniones por el ministro que atiende cada tópico. El sherpa luego, asesora a su Jefe de Estado o Gobierno respecto a los temas discutidos y participa en la planificación, la negociación y la implementación de las propuestas que surjan en las reuniones.


7. "Grupos de Afinidad" [arriba] 


Ya hemos mencionado supra la participación de "Grupos de Afinidad" (en foros paralelos). Cada uno de ellos refiere a un tema de importancia global y se reúne de manera independiente. A partir del diálogo en las diversas reuniones, cada grupo entrega una serie de recomendaciones a los líderes de Estado que luego decidirán si las incluyen o no en la Declaración Final. Dichos Grupos son: Business 20 (B20), Civil 20 (C20), Labour 20 (L20), Science 20 (S20), Think 20 (T20), Women 20 (W20), Youth 20 (Y20).


Sucintamente, referiremos que "Business 20" (B20), creado en 2010, se integra por asociaciones empresarias y lidera la relación entre los referentes del G20 y la comunidad internacional de negocios. Durante la presidencia argentina, participaron: la Unión Industrial, la Sociedad Rural, las Cámaras de Comercio y de la Construcción, la Bolsa de Comercio y la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino.


El "Civil 20" (C20) está compuesto por organizaciones no gubernamentales y lidera la relación de este sector con el G20. Durante la presidencia argentina, fue liderado por Poder Ciudadano y la Red Argentina para la Cooperación Internacional.


Por su parte, el "Labour 20" (L20) reúne a los líderes de los sindicatos internacionales para que las perspectivas de los trabajadores de todo el mundo lleguen a los líderes del foro. Durante la gestión argentina del G20, su liderazgo fue ejercido por la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina. A su turno, el Grupo "Science 20" (S20) se ha ocupado de temas relacionados con la ciencia desde una perspectiva global. Su participación formal data de 2016. Lo lideran aquí la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario. El grupo "Think 20" (T20) reúne a expertos de alto nivel de todo el mundo con el objetivo de brindarle profundidad analítica a las discusiones del G20 y "producir ideas que contribuyan a lograr políticas concretas y sostenibles". En este G20, está liderado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) y el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).


El foro de mujeres "Women 20" (W20) nuclea la experiencia de organizaciones de mujeres de la sociedad civil y de organizaciones de mujeres emprendedoras como una parte integral del mismo. Lo lideran en Argentina dos destacadas mujeres de la vida pública y el empresariado (la cuestión de género sería un tema transversal de todo el foro y algunas de las recomendaciones del W20 estarán en la declaración final).


Finalmente, el foro "Youth 20" (Y20) representa el espacio de los jóvenes líderes de todos los países del G20 y "los ayuda a desarrollar sus habilidades para identificar los desafíos y oportunidades económicas más urgentes" (data de 2010). Durante la gestión argentina, lo lideran la Fundación EIDOS y AIESEC Argentina.


8. Presidencia del G20 e invitación a los principales organismos internacionales [arriba] 


La presidencia del G20 cambia todos los años entre países miembros del grupo. Como el foro no tiene sede central ni personal permanente, el país que preside el G20 organiza las reuniones y tiene un rol central en el diseño de la agenda y en la construcción de consensos entre los miembros. A fin de ampliar el alcance e impacto de foro como "realmente global", la organización invita a participar a los principales organismos internacionales, como las Naciones Unidas (ONU), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.


9. El trabajo del Canal de Sherpas [arriba] 


Diversos y cruciales temas de la agenda del G20 han recibido el trabajo duro de representantes de 24 países y 13 organizaciones internacionales a lo largo de numerosas reuniones (inicio en Bariloche). Los temas tratados incluidos en las mismas han sido la agricultura, anticorrupción, comercio e inversiones, desarrollo, economía digital, educación, empleo, salud, sustentabilidad climática y transiciones energéticas; y la necesaria coordinación de las políticas públicas. "Los ejes estratégicos del canal, alineados a las prioridades definidas por la Argentina, han sido dos (como se expresara más arriba): la sostenibilidad (implica incrementar la productividad de los suelos, cambiar la matriz energética y reducir el impacto en el medioambiente) y el referido a una liberación del potencial de las personas (incluye innovar en educación, aprovechar las nuevas tecnologías y empoderar a las mujeres)”. (6)


Evidentemente, las prioridades argentinas han tenido en cuenta nuestros compromisos mundiales con el cumplimiento de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que hemos adoptado como política de desarrollo por y para nuestro país.


10. Definiciones de la Agenda 2030 y las implicancias del Acuerdo de París [arriba] 


10.1. Precisamente, el 25 de setiembre de 2015 los líderes mundiales se reunieron en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para aprobar (Resolución N° 70/1), en el marco de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030 (70° Asamblea General de las Naciones Unidas). Allí, 193 Presidentes de Estado aprobaban el documento "Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible". Allí, se reconoce que "en la actualidad el mayor desafío mundial es la erradicación de la pobreza", y los países proponen "un plan de acción a favor de las personas y el planeta mediante el fortalecimiento de la paz universal y el acceso a la Justicia".


Dicha Agenda representa la iniciativa global más importante para el desarrollo sostenible y define sus 17 Objetivos, aplicables a todos los países por igual, siguiendo el criterio de las "responsabilidades comunes pero diferenciadas" y comprometiéndose a estar "centrados en las personas" sin "dejar a nadie atrás".


La Agenda 2030, suscripta por la Argentina, es uno de los principales procesos políticos a nivel global, que compromete a los Estados Nacionales, a las organizaciones no gubernamentales, al sector privado empresarial y al mundo académico para los próximos años y, en tal sentido, la implementación de los ODS a nivel países deberá impactar en la situación política, económica y social, como así también en los sistemas nacionales de bienestar y protección social.


Incorporando los logros obtenidos con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (la iniciativa de Naciones Unidas para el período 2000-2015), la Agenda 2030 "suma una visión más articulada y comprensiva" que integra, de manera indivisible, el desarrollo económico, la sostenibilidad ambiental y la inclusión social.


El Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales (CNCPS), con apoyo técnico del PNUD, es el organismo a cargo de la tarea de coordinar la Agenda 2030 y la implementación de los ODS en el escenario nacional de la Argentina (rol conferido por Decreto N° 499/2017).


Importa señalar que el Objetivo 17 de la Agenda impulsa "revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible" y propone que para que dicha la Agenda sea eficaz, se necesitan alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Estas alianzas se construyen sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que otorgan prioridad a las personas y al planeta, y son necesarias a nivel mundial, regional, nacional y local.


Por ello, se requieren medidas urgentes encaminadas a movilizar, reorientar y aprovechar la disponibilidad de enormes recursos privados para generar transformaciones, a fin de alcanzar los ODS; inversiones a largo plazo, y en particular en los países en desarrollo (especialmente, en los sectores energéticos, de transporte, infraestructuras, tecnologías de la información y comunicaciones). El sector público deberá promover allí claras políticas, reformulándose marcos institucionales, legales y organizacionales para alcanzar las metas propuestas y la revitalización de la alianza.


Recordemos aquí que la enumeración de los 17 Objetivos mundiales de Desarrollo Sostenible (ODS) incluye: el "Fin de la Pobreza" (1); "Hambre Cero" (2); "Salud y Bienestar" (3); "Educación de Calidad" (4); "Igualdad de Género" (5); "Agua Limpia y Saneamiento" (6); "Energía Asequible y No Contaminante" (7); "Trabajo Decente y Crecimiento Económico" (8); "Industria, Innovación e Infraestructura (9); "Reducción de las Desigualdades" (10); "Ciudades y Comunidades Sostenibles" (11); "Producción y Consumo Responsables" (12); "Acción por el clima" (13); "Vida Submarina" (14); "Vida de Ecosistemas Terrestres" (15); "Paz, Justicia e Instituciones Sólidas" (16); "Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible" (17).


10.2. Corresponde señalar que poco tiempo después de la aprobación de la Agenda, en diciembre de 2015, 195 naciones del mundo alcanzaron en París (COP 21) un acuerdo histórico para combatir el cambio climático e impulsar medidas e inversiones para un futuro bajo en emisiones de carbono, resiliente y sostenible. El Acuerdo de París reunió esta vez a todas las naciones en una causa común en base a sus responsabilidades históricas, presentes y futuras. El acuerdo engloba todos los elementos para impulsar la acción climática.


El cambio climático ya afecta la salud pública, la seguridad alimentaria e hídrica, la migración, la paz y la seguridad. La política y los acuerdos sobre el cambio climático influyen de modo drástico en las demás políticas, acciones y tendencias sobre ambiente y desarrollo, de modo que desconocer sus serias implicancias haría retroceder los logros alcanzados en los últimos decenios en materia de desarrollo e impediría realizar nuevos avances.


Por otro lado, las inversiones en desarrollo sostenible ayudarán a hacer frente al cambio climático, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y reforzar la resiliencia al clima. Y a la inversa, las iniciativas en la esfera del cambio climático impulsarán el desarrollo sostenible. Casi la cara y el reverso de una misma moneda. Hacer frente al cambio climático y fomentar el desarrollo sostenible son precisamente esas dos caras, que se refuerzan mutuamente; el desarrollo sostenible no se logrará, si no se adoptan medidas efectivas contra el cambio climático. Y a la inversa, casi todos los ODS abordan los factores desencadenantes del cambio climático. (7)


11. G20 Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible [arriba] 


11.1. "La Visión de la Presidencia Argentina G20 2018" constituye un documento (Marco conceptual) que lleva el título de "Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible" (1° de diciembre de 2017), en el que el primer mandatario argentino da la bienvenida a la Presidencia argentina del G20. Decíamos en el punto 2 que a la Argentina correspondió liderar la orientación de la Agenda, que tiene por fin construir ese "consenso multilateral" en el que todos los países se comprometan con un desarrollo económico equitativo y sostenible que genere oportunidades para todos y atienda los desafíos de la propia agenda.


Luego de la definición de las prioridades propuestas por nuestro país, el mensaje presidencial menciona otros aspectos de los objetivos del G20, bajo el título "Construyendo sobre el legado: asegurando la continuidad", expresando que la Argentina se apoyará en el valioso legado de las presidencias pasadas en una amplia gama de temas.


Entre ellos, se menciona el acápite "Asumiendo la responsabilidad en la acción por el clima". En él, se explica que "el cambio climático nos exige una acción urgente y colectiva. En Hamburgo, reafirmamos nuestro compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda de Acción de Addis Abeba sobre la Financiación para el Desarrollo. Además, en la Actualización de Hamburgo, enumeramos nuestras acciones concretas y colectivas. Siguiendo estos lineamientos, las prioridades de nuestra presidencia girarán en torno a promover la adaptación al cambio climático y a los eventos climáticos extremos con foco en infraestructura, educación, construcción de capacidades y creación de empleo, así como desarrollar trayectorias de largo plazo de emisiones de gases de efecto invernadero".


Y a continuación, en el acápite "Avanzando en la transición hacia sistemas energéticos más limpios, flexibles y transparentes", se afirma que el G20 puede realizar una fuerte contribución a la transición energética "dando forma a sistemas energéticos más limpios, flexibles y transparentes". El documento propone trabajar sobre la base del "Programa Rector de Eficiencia Energética acordado en China en 2016 y el Conjunto de Herramientas de Energías Renovables creado bajo la presidencia de Turquía en 2015", los cuales proveen un enfoque orientado a la acción de las cuestiones más importantes de la agenda energética global. Asimismo, se propone "estudiar la accesibilidad y asequibilidad de la energía en América Latina y el Caribe"; y anticipa que la Argentina también impulsará otras cuestiones relevantes de la agenda de energía (verbigracia, subsidios ineficientes a combustibles fósiles y la transparencia de los datos energéticos). (8)


11.2 Los temas aquí señalados, entre otros directamente relacionados con los objetivos del Desarrollo Sostenible y con el Acuerdo de París de 2015, muestran también a las claras que la Agenda 2030 se basa sobre la comprensión del hecho de que el cambio climático y el desarrollo son inseparables; y que "legados" y "objetivos" tan firmemente definidos señalan con toda evidencia los acuciantes retos del desarrollo que hoy interpelan a toda la sociedad.


12. El papel de la energía en el desarrollo justo y sostenible [arriba] 


El papel que la energía tiene en el desarrollo justo y sostenible fue destacado ampliamente en la reunión de ministros de Energía del G20 (Bariloche, 15 de junio de 2018). El comunicado de los funcionarios participantes hizo referencia, en tal sentido, a los "valiosos aportes obtenidos de las presidencias y reuniones ministeriales anteriores". (9)


Como afirmáramos antes (Canal de Sherpas), los temas tratados incluidos en decenas de reuniones se refirieron a la agricultura, anticorrupción, comercio e inversiones, desarrollo, economía digital, educación, empleo, salud, sustentabilidad climática y transiciones energéticas; y la necesaria coordinación de las políticas públicas. El Canal tuvo por "ejes estratégicos" (como se expresara más arriba) alineados a la propuesta argentina: la sostenibilidad (ligada al incremento de la productividad de los suelos, el cambio de la matriz energética y la reducción del impacto ambiental); y el vinculado a una liberación del potencial de las personas (incluye innovar en educación, aprovechar las nuevas tecnologías y empoderar a las mujeres). También, remarcábamos que las prioridades anunciadas por la Argentina en su carácter de país anfitrión, atravesaron los temas de la agenda.


Los funcionarios reconocieron el rol crucial que tiene la energía en la construcción de un futuro compartido, dentro de las diversas circunstancias de los países, así como la necesidad de transformar nuestros sistemas energéticos, en congruencia con el espíritu de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Precisamente, el Objetivo 7 de la Agenda refiere a la "Energía Asequible y No Contaminante":


La comunicación insiste en ratificar la "necesidad de llevar a cabo medidas sostenidas para hacer frente a los desafíos internacionales, como el cambio climático y la seguridad energética". También, pondera los logros alcanzados durante el G20 2018, en lo que respecta a temas clave tales como "transiciones energéticas, eficiencia energética, energías renovables, transparencia de la información, acceso a la energía y asequibilidad".


Los Ministros de Energía destacaron en la oportunidad, el compromiso solidario a trabajar hacia la reducción de las emisiones de GEI procurando instalar la innovación en sistemas energéticos sostenibles y más limpios. También, concluyeron que las "transiciones energéticas" son un elemento esencial de las "estrategias de desarrollo de largo plazo", que deben armonizar el "crecimiento económico" y la "reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero", lo que importa políticas de alto interés para la implementación efectiva del Acuerdo de París.


13. Declaración de los ministros de agricultura del G20 (julio 2018) [arriba] 


Los Ministros destacan el papel central de nuestros países en el sistema alimentario global, que "representan alrededor del 60 % de todas las tierras agrícolas y alrededor del 80 % del comercio mundial de productos agrícolas"; enseguida, afirman que esta situación conlleva la "gran responsabilidad de contribuir de manera activa a mejorar la seguridad alimentaria mundial y fortalecer la nutrición mediante el aumento de la productividad agrícola y de los ingresos, fomentando a su vez el manejo sostenible de los recursos naturales". (10)


Los Ministros recuerdan la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como un hito hacia el desarrollo sostenible mundial y como un marco valioso para la acción colectiva. Afirmaron así su convencimiento de que la lucha contra la hambruna mundial y la malnutrición en todas sus formas, solo se puede abordar de manera colaborativa, compartiendo visiones y experiencias al respecto, coordinando acciones y sumando esfuerzos de todos los actores nacionales e internacionales. Resulta muy aleccionante la declaración en cuanto los funcionarios comprometen su cooperación y trabajo conjunto con otras áreas de trabajo del G20. Expresan, asimismo, los Ministros de Agricultura del G20, que a la vez que refuerzan la capacidad de adaptación de los sistemas alimentarios, acuerdan que la agricultura contribuye a afrontar los desafíos mundiales como el cambio climático.


Ante la decisión de los Estados Unidos de América de retirarse del Acuerdo de París, los líderes de los otros miembros del G20 declaran aquí que dicho Acuerdo es irreversible, reiterando el compromiso asumido por los países desarrollados para con la Convención Marco del Clima (CMNUCC), en pos de brindar los medios de implementación, incluidos los recursos financieros, para asistir a los países en desarrollo en sus acciones de mitigación y adaptación conforme a los resultados de París. Proclaman que “Invertir en el clima es invertir en el crecimiento” (informe de la OCDE), reafirmando los Ministros el compromiso de sus países con el Acuerdo de París, para avanzar gradualmente hacia su plena implementación, según los parámetros acordados.


Declaran su preocupación por el "Futuro alimentario sostenible", teniendo en cuenta que el hambre mundial aumentó en 2016 y actualmente afecta a 815 millones de personas en el mundo; asimismo, hay 2 mil millones de personas que padecen deficiencias de micronutrientes; y su compromiso para trabajar en forma colaborativa para alcanzar las metas deseadas de terminar con el hambre y promover la agricultura sostenible, con el fin de lograr un futuro alimentario sostenible en el que todas las personas puedan tener acceso en todo momento a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos, en pos de una vida activa y saludable, de conformidad con la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. Observan, por otra parte, que el hambre y la malnutrición tienen diversas causas y que muchos de estos desafíos trascienden las fronteras nacionales y que generan también el desplazamiento de personas. Los funcionarios que asumen esta Declaración en el marco del G20 reconocen, además, que los agricultores familiares, los pequeños productores, las mujeres y los jóvenes que viven en zonas rurales son actores importantes en la lucha contra la inseguridad alimentaria y la malnutrición en todas sus formas; y que se debe actuar en consecuencia, proponiendo una serie de medidas para lograr un desarrollo integrado, inclusivo y equitativo, y para proteger mejor a los grupos vulnerables y en desventaja (diversificación de la producción de alimentos agrícolas y aumento sostenible de la productividad, la producción, los ingresos y el empleo; promoción de la seguridad y la calidad de los alimentos, de acuerdo a los estándares acordados internacionalmente; mejora del manejo regenerativo y sostenible de las tierras, los suelos y el agua, y el uso sostenible de la biodiversidad; mejoramiento de la adaptación a las condiciones ambientales cambiantes, como a los cada vez más frecuentes acontecimientos climáticos intensos y extremos, y promoción de la resiliencia; etc.


La cumbre de Ministros reconoce también que "la creciente frecuencia e intensidad de los acontecimientos climáticos extremos y sus impactos en la agricultura demandan un enfoque integrado para la gestión de riesgos"; expresan que "el fortalecimiento de las capacidades para gestionar los riesgos hace que el sector agrícola sea más resiliente, dinámico y atractivo para las inversiones responsables, y capaz de incorporar innovaciones". Por ello, debe fomentarse la colaboración entre países, organizaciones internacionales, sociedad civil, comunidades educativas y de investigadores, y el sector privado, a fin de reforzar la gestión de riesgos, facilitar la adaptación a un entorno cambiante y brindar respuestas eficaces y efectivas para reducir los impactos del clima extremo en la agricultura.


Los Ministros sostienen de modo unánime que "los desafíos de lograr la seguridad alimentaria y la nutrición, y promover una agricultura sostenible en un clima y una biosfera cambiantes, pueden y deben enfrentarse de una manera conjunta y colaborativa". Y proponen promover la agricultura sostenible y la lucha contra el cambio climático por medio de "alianzas colaborativas", impulsando enfoques interdisciplinarios e incluyendo a los productores en el desarrollo conjunto y evaluación de sistemas agrícolas sostenibles, a fin de acelerar la incorporación de nuevas tecnologías y prácticas de gestión, y de revitalizar los sistemas agrícolas tradicionales sostenibles.


El documento de los Ministros se ocupa también de los "Suelos saludables para apoyar el rol de la agricultura en el desarrollo humano sostenible". En tal sentido, los funcionarios "confirman", como "buenos administradores del recurso", su responsabilidad de "proteger los suelos, los recursos hídricos y la biodiversidad contra la degradación, pérdida y contaminación". Reconocen que "los suelos sanos son parte esencial no renovable de los recursos naturales de nuestro planeta, y que tienen un rol clave en la producción de alimentos, la reducción de los impactos de los acontecimientos climáticos frecuentes y extremos, y proveen servicios ecosistémicos esenciales. Un manejo y uso sostenible de los suelos es crucial para que la agricultura contribuya con el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones".


En la Declaración, también se enfatiza sobre la importancia de desarrollar y mejorar acciones en diferentes niveles, incluyendo marcos adecuados, a fin de promover políticas nacionales que aboguen por la salud de los suelos, la retención de carbono de los suelos, la recuperación de los suelos degradados y el uso sostenible de los suelos. Estas acciones deben basarse en ciencia y evidencia empírica, son diversas y deben impulsarse por medio de instrumentos y políticas que promuevan el manejo sostenible del suelo y de la tierra, inversiones responsables para la producción agrícola sostenible y fomentando soluciones innovadoras. Debe haber continuidad en el esfuerzo por seguir fortaleciendo las instituciones que promueven la salud de los suelos en distintas dimensiones y con diversos enfoques, y que coordinan acciones e iniciativas entre ellas. Son conscientes de que el ordenamiento territorial y la tenencia segura de la tierra son herramientas valiosas para el manejo sostenible de los suelos. La pérdida de tierras agrícolas, incluido el sellado de los suelos, debido a la expansión urbana y al desarrollo de la infraestructura que, a menudo, se lleva a cabo a expensas de suelos agrícolas fértiles, puede constituir una amenaza para la producción agrícola potencial y sus servicios ecosistémicos asociados.


Otros temas de la declaración abordan las "Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)"; "Pérdidas y desperdicio de alimentos"; "Comercio, inversión y transparencia de los mercados agrícolas"; "Resistencia Antimicrobiana (RAM)"; "Monitoreo de las iniciativas del grupo de agricultura del G20", a cuyo estudio nos remitimos por su extensión y por escapar a los propósitos de este trabajo.


14. Declaración de la Reunión ministerial de Salud del G20 (octubre de 2018) [arriba] 


En la misma, se reconoce la importancia de la salud para el desarrollo sostenible en un documento con propuestas concretas de políticas públicas sanitarias. Para los delegados la salud, es una de las claves para el desarrollo sostenible y proponen fortalecer los sistemas de salud, con una mención específica a la desigualdad de género. Además, sugieren acciones conjuntas para abordar problemáticas globales como el sobrepeso y la obesidad infantil, la resistencia antimicrobiana y la preparación de los países para epidemias, pandemias y desastres.


Ya en materia de malnutrición, uno de los ejes impulsados por la presidencia argentina del G20, la declaración reconoce que representa una “amenaza a la salud pública y al desarrollo” con evidente impacto económico.


Entre otros temas, afirman y promueven medidas como la reformulación de alimentos y el etiquetado nutricional, el consumo de tamaños de porciones adecuados y el incentivo a estilos de vida más saludables basados en dietas saludables. Recomiendan fortalecer los sistemas de salud, cuestión fundamental para garantizar un “mejor acceso a una atención de la salud de calidad” y “avanzar hacia la Cobertura Universal de Salud y reducir la pobreza para el año 2030 de acuerdo con el contexto nacional”. La declaración dedica un apartado especial al rol de la mujer, al expresar que “se deben tomar acciones para cerrar las persistentes brechas de salud entre mujeres y hombres”


La respuesta de los sistemas de salud frente a las crisis y pandemias aparece como otro de los puntos destacados de la declaración.


Con respecto a la resistencia antimicrobiana, el documento subraya el trabajo realizado por el área de trabajo de Agricultura del G20 y pide el tema de forma colaborativa e involucrar a distintos sectores de la industria.


Los ministros, en concreto, apoyan las iniciativas destinadas al “aumento del nivel de concientización en el uso y eliminación prudente y responsable de antimicrobianos de todos los profesionales de la salud, veterinarios, agricultores y productores de alimentos, así como del público en general”. (11)


15. La voz de las ciudades del URBAN 20 (U20). Aportes a los foros del G20 [arriba] 


Los desafíos de los que se ocupa anualmente el G20 son una realidad cotidiana para ciudades grandes, medianas y en rápido crecimiento alrededor del mundo.


Urban 20 fue lanzado en diciembre de 2017 por los alcaldes de Buenos Aires y París. En tal ocasión, los representantes de las ciudades más grandes y económicamente poderosas de los Estados miembro del Grupo de los 20 (G20), manifestaron que el G20 debe trabajar en conjunto con Urban 20 para conseguir el objetivo común de un desarrollo justo, inclusivo y sustentable.


Como motores de crecimiento e innovación, algunas ciudades pretenden liderar la formulación e implementación de soluciones para enfrentar problemas globales, desde el cambio climático a la integración social. Nuestras ciudades piden que se reconozcan formalmente sus esfuerzos amplios y continuos para resolver los urgentes desafíos globales. También, llaman al G20 a transformar en acciones las recomendaciones de las declaraciones y comunicados (octubre 2018). Solicitan al G20 reconocer las experiencias y contribuciones urbanas como herramientas y componentes esenciales de las soluciones a los desafíos globales actuales; y llaman a los Estados miembros a redoblar nuestra ambición climática; implementar de manera completa y rápida el Acuerdo de París para mantener el aumento de la temperatura atmosférica muy por debajo de los 2°C, e impulsar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura incluso más, por debajo de 1,5°C sobre los niveles preindustriales. Aumentar nuestra resiliencia y preparando diversas estrategias para implementar acciones que integren las contribuciones de las ciudades y armonicen las políticas de todos los sectores y niveles de gobierno. (12)


Las ciudades llaman la atención del G20 para que se traten los desafíos específicos que estas enfrentan (polución del aire, desastres, pobreza, desigualdad y migraciones inducidas por el cambio climático, entre otros). Instan a apoyar políticas públicas para conseguir los objetivos del Acuerdo de París y acelerar la transición global hacia la sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía limpia y renovable; colaborar con las ciudades en el desarrollo e implementación de sistemas de educación, desarrollo de habilidades, formación y programas de empleo.


Asimismo, se trata de mejorar el acceso de mujeres y niñas a la educación, a la capacitación, entrenamiento y apoyo financiero que necesitan para potenciar su empoderamiento económico. Fomentar la participación cívica en la formulación de políticas públicas, la planificación urbana, etc. Resulta también insoslayable abordar la seguridad alimentaria, particularmente en un mundo en rápida urbanización, para asegurar el acceso, disponibilidad, estabilidad y utilización de los alimentos para superar desafíos múltiples que se presentan; desde un plano concreto, mejorar el acceso a una oferta alimentaria de calidad.


Las ciudades insisten en que la asunción real de estas problemáticas y sus recomendaciones pueden ayudar a abordar los problemas globales más urgentes.


16. Los desafíos de la Justicia (J20) en el marco del G20 [arriba] 


En un encuentro sin precedentes, ministros y jueces de cortes internacionales y tribunales superiores de más de 20 países se reunieron para presentar y debatir sobre los principales desafíos que enfrentan hoy los poderes judiciales. La ambiciosa agenda incluyó discusiones sobre derechos y justicia, desarrollo sostenible, fortalecimiento del Estado de derecho, reforma judicial, democracia global y mercados globales, justicia y género, y el rol de la justicia contra el narcotráfico. (13) Magistrados de Alemania, Brasil, Canadá, Chile, China, Corea del Sur, España, Francia, India, Indonesia, Italia, Jamaica, México, los Países Bajos, el Reino Unido, Rusia, Ruanda, Senegal, Singapur, Sudáfrica y Turquía, y representantes de tribunales interamericanos, del Caribe, de África, de Europa y de Naciones Unidas, dieron el presente para hacer una puesta en común y compartir experiencias sobre los principales desafíos que asumen desde el ejercicio del poder; pudieron allí comparar y compartir experiencias en tribunales superiores de sistemas jurídicos muy heterogéneos. Incluso en esa diversidad, la posibilidad de contrastar situaciones comparables en cuanto a la búsqueda de justicia y la mejora en el servicio que se ofrece al ciudadano. Entre las conclusiones, se destacó que “la cooperación y el diálogo entre los sistemas judiciales es fundamental para afrontar los desafíos globales”. Para avanzar en los logros de la Agenda y sus objetivos (ODS), "el rol de la Justicia debe ponderarse adecuadamente teniendo presente que la transparencia y el Estado de derecho son pilares que ponen a la gente en el centro de la agenda”.


En la reunión, se señaló el rol clave del intercambio y la coordinación en materia judicial para la agenda de derechos civiles del G20; se trata de adoptar una perspectiva de género transversal, a fin de reducir desigualdades, empoderar a las mujeres de todo el mundo y condenar la violencia en todas sus manifestaciones posibles. El J20 subrayó la importancia de los sistemas judiciales para el desarrollo, resaltando la necesidad de tener y observar las reglas para lograr un desarrollo equitativo y sostenible; a la vez que generar los incentivos para que las interacciones de los miembros de la sociedad sean cooperativas y puedan distribuirse los beneficios de la cooperación.


17. La Cumbre Youth 20 (Y-20) [arriba] 


Una gran preocupación del mundo ya instalado y del mundo que viene es, sin dudas, el futuro del trabajo. El grupo de afinidad Youth 20, integrado por jóvenes líderes de países que forman parte del G20 (unos 42 delegados de distintos países), se propuso ahondar en torno a cuatro temas prioritarios: educación y capacidades para el siglo XXI, emprendedorismo y autoempleo, el futuro del trabajo (una de las prioridades de la presidencia argentina del G20) y el crecimiento sostenible. (14)


Al finalizar el encuentro efectuado en Córdoba (agosto de 2018), fueron dos los principales resultados. Por un lado, se presentó un documento con recomendaciones de políticas públicas para ser entregadas a los mandatarios líderes, donde se señala la necesidad de garantizar el acceso equitativo a la educación de calidad y de incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 a los planes de estudio escolares en todo el mundo. Realiza, además, un fuerte llamado a los líderes a combatir el cambio climático e implementar medidas de adaptación. Reclama asimismo, el establecimiento de niveles de protección social transferibles al individuo independientemente de su situación laboral; y la creación de fondos nacionales que financien emprendimientos con impacto económico, social y ambiental (las tres dimensiones de la Agenda 2030). Por otro lado, se dio a conocer el Social Innovation Warehouse, un banco de experiencias global que reúne proyectos de desarrollo destacados, escalables y replicables, a fin de que puedan conocerse e implementarse a nivel mundial por organizaciones y gobiernos.


El mensaje de los jóvenes para los jefes de Gobierno expresa en definitiva, la opinión del foro a la espera de "un futuro sostenible, justo…en el que los jóvenes tengan un rol principal”. En cada uno de los ejes tratados en sus reuniones, los jóvenes priorizaron propiciar el cambio, trabajar sobre una economía circular, promover la educación por habilidades, además de asegurar accesos igualitarios al estudio y adaptar la currícula según las necesidades.


Resulta aleccionadora la lectura y la proyección de las recomendaciones del Y20 junto a la visión de un mundo en desarrollo sostenible para las presentes y futuras generaciones.


18. Aspectos de la declaración final del G20 de Finanzas [arriba] 


Aunque las reuniones visualizaron disputas (aranceles) que mantienen Estados Unidos, la Unión Europea y China, el documento final incluyó un llamado al diálogo para que la economía global en crecimiento no padezca los riesgos de tales cruces.


Aquí, el G20 abordó también, entre otros puntos, el futuro del trabajo ante los cambios tecnológicos, la necesidad de incrementar las inversiones en infraestructura y fortalecer la seguridad financiera global. En la declaración final, los temas más salientes refirieron en primer lugar a las tensiones comerciales y geopolíticas, destacando el crecimiento económico global con los niveles de desempleo más bajos en una década; los riesgos incluyen las crecientes vulnerabilidades financieras, el aumento de las tensiones comerciales y geopolíticas, los desbalances globales, la desigualdad y el crecimiento estructuralmente débil, particularmente en algunas economías avanzadas. Asimismo, se revaloriza el papel del comercio como motor del crecimiento mundial junto con la inversión. También, destaca la incidencia de la transformación tecnológica y el trabajo y la necesidad de responder a los desafíos que genere.


La declaración impulsa la generación de mayor inversión en materia de infraestructura; el monitoreo del flujo de capitales transfronterizos; refiere también a la atención sobre los países de bajos ingresos y con deudas; y la situación de las criptomonedas. (15)


19. La estructura del G20 y la ampliación de su agenda. Tendencias actuales [arriba] 


En las reuniones del G20, normalmente de carácter anual, los países han venido tratando principalmente asuntos relacionados con la seguridad, el sistema financiero mundial o la industrialización, siendo habitual también la participación de países invitados de carácter permanente o puntual, así como representantes de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Foro de Estabilidad Financiera (tal lo expresado en el punto 3). Más allá de la importancia de las economías, se plantea que las decisiones económicas que afectarán a todo el mundo no sean tomadas únicamente por los países con unas economías más ricas. La ponderación debe alcanzar también a los países que pueden garantizar el bienestar socioeconómico de sus habitantes, que respetan los derechos humanos y protejan el medioambiente; tales los Estados que fomentan el desarrollo sostenible y que han sabido aplicar buenas medidas de carácter social, económico y ambiental. ¿Por qué no participarlos en las decisiones importantes para el resto de naciones?


Sobre la estructura del G20, se ha destacado que hasta el 2008 en su conformación, el mismo tenía un corazón netamente financiero, ya que lo integraban Ministros de Economía y Directores de Bancos Centrales de los países que forman este grupo. Habiéndose creado luego el llamado "track de sherpas", donde se suman los Jefes de Estados con una agenda de temas más amplia. Se incluyen aquí temas como anticorrupción, desarrollo, salud, energía y cambio climático, entre otros. Por último, se encuentran los grupos de involucramiento (engagement groups), donde se encuentran organismos no gubernamentales, como ya mencionamos: B20, T20, W20, o el C20, entre muchos otros, que tienen a veces una participación limitada y que en realidad dependen de la Presidencia de turno. (16) Se trataría ahora de una agenda de largo plazo, distinta de la "mirada de corto plazo que tuvo la conformación original del G20". El foco fue girando hacia el desarrollo sustentable y se sumó un mayor espacio de participación y diálogo y la apertura hacia la discusión de estos temas.


20. Lo que viene [arriba] 


Siguiendo esta evolución, esperamos un serio y creciente compromiso de los países, de sus instituciones, de las personas y de sus organizaciones, con su propia agenda G20 y por ende con los objetivos de la Agenda 2030 y su cumplimiento. (17)


Reducir la brecha de desarrollo y la pobreza es una parte integrante del objetivo más amplio propuesto de promover y alcanzar un crecimiento fuerte, sustentable y equilibrado y asegurar una economía mundial más robusta y resistente para todos. En armonía con todo lo tratado en encuentros y discusiones, aguardamos por las medidas y acciones que puedan representar contribuciones sustanciales a nuestro bienestar general, de cada nación y de su pueblo, estimulando la cooperación y la solidaridad planetaria.


 


 


Notas [arriba] 


(1) https:/www.a rge ntina.gob .ar/g20- 2018.
(2) https:/ww w.g2 0-argenti na/grupos -de-afi nidad.
(3) https://ww w.g 20/es/g2 0/que -es.
(4) G20 Argentina 2018. Visión de la Presidencia argentina G20 2018. Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible. Documento oficial.
(5) Infobae, política. Sherpas, Troika y Canales: el glosario ilustrado para entender qué es y cómo funciona el G20. Argentina asumió la presidencia del foro y durante todo el 2018 nuevos términos pasarán a utilizarse de manera corriente. Pero ¿qué significan?, ¿para qué sirven? Infobae elaboró una guía útil para no repetir sin saber.
(6)https://www.g20.or g/es/notici as/comenzo -el-t rabajo-del canal-de –sh erpas-del-g20.
(7) Bellorio Clabot, Dino Luis: Ecología y Derecho Ambiental. Crisis climática, Agenda Mundial y Desarrollo Sostenible. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales UB, fascículo agosto 2018.
(8) Construyendo sobre el legado: asegurando la continuidad. Visión de la Presidencia argentina G20, 2018.
(9) Comunicado Reunión de ministros de Energía del G20, 15 de junio de 2018, Bariloche, Argentina.
(10) Declaración Reunión de ministros de Agricultura del G20 27 y 28 de julio de 2018, Buenos Aires, Argentina.
(11) Declaración Reunión ministerial de Salud del G20, 4 de octubre 2018, Mar del Plata, Argentina
(12) http://www.urb an20.org/s ummit/es/sal a-d e-prensa/las-ciud ades-instan-al-g20-a-trabajar -en-conjunto-la –accio n-por-el-clima-el-f uturo-del -trabajo-y-la-integracion-s ocial.
(13) Panorámica. América Latina y Caribe. J20: el G20. Debaten sobre los desafíos de la justicia, Isabel Recavarren, 22 octubre, 2018.
(14) PNUD, Y20: recomendaciones de los jóvenes para el G20, 26 agosto 2018, www. ar.und p.org ›... ›.
(15) Perfil. Economía/ Cumbre en Buenos Aires. Los principales puntos de la declaración final del G20 de Finanzas, 23 julio 2018.
(16) Enrique Maurtua Konstantinidis, FARN Comunicados, 29 septiembre. Argentina hacia el G20. G20, Política ambiental, 2018.
(17) Bellorio Clabot, Dino Luis: Derecho Ambiental Innovativo, Capitulo I. Hacia dónde va el Derecho ambiental de nuestros días. La política ambiental y el derecho, Ed. Ad-Hoc, Buenos Aires, 2017.