ARGENTINA
Doctrina
Título:La Gestión de Residuos en el Sector Hidrocarburos de México
Autor:Amaya Elías, José de Jesús
País:
México
Publicación:Revista Iberoamericana de Derecho Ambiental y Recursos Naturales - Número 29 - Octubre 2018
Fecha:10-10-2018 Cita:IJ-DXXXIX-389
Voces

La Gestión de residuos en el Sector Hidrocarburos de México

José de Jesús Amaya Elías*

Entre los problemas ambientales más preocupantes, están los relacionados con la mala disposición y manejo inadecuado de los residuos; y es que, con el estilo de vida que hoy en día prevalece, en el que se incentiva el consumismo intensivo; la producción en masa de bienes de consumo; el diseño y fabricación de artículos desechables; el abuso en el uso de empaque y embalaje no biodegradables; la adopción de patrones culturales que implican el deseo de “acumular cosas”; y la falta de cultura para hacer un correcto manejo de los materiales y su ciclo de vida, da una conformación muy preocupante al problema, y más aún si lo vemos desde la óptica del acelerado crecimiento poblacional y el avance de la urbanización y el estilo de vida citadino.

Desde una perspectiva muy amplia, los residuos son resultado de un sinnúmero de actividades que incluyen la extracción, la transformación, el consumo, el uso y la manipulación de materiales, pero también la destrucción de estos a través del intemperismo, la corrosión, el desgaste y a menudo la caducidad, el desuso o la falta de funcionalidad o utilidad de productos, por lo que prácticamente todas las actividades humanas son generadoras de residuos, pero también lo son los propios procesos de la naturaleza.

Si se considera que los residuos son “desechos o remanentes que ya no van a ser usados en el proceso que los originó”, no significa entonces que carezcan de valor, ya que nada impide que se puedan incorporar como insumos en procesos distintos al de su origen. El tema entonces debe atenderse desde una perspectiva integral, que parte del diseño de productos y los materiales que los componen, hasta sus posibilidades de aprovechamiento al final de su ciclo de vida, lo cual implica aprovechar su potencial para lograr su “máximo valor de uso” o su máximo valor agregado.

En México, la Ley en la materia, que es la Ley General Para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), considera a los residuos como “materiales que se desechan; que pueden encontrase en estado sólido, semisólido o bien, que son líquidos o gases contenidos en recipientes o depósitos, y son susceptibles de ser valorizados, sujetarse a tratamiento o disposición final”, clasificándolos como:

A. Residuos Sólidos Urbanos (RSU). Los generados en casas habitación, que proceden de la eliminación de los materiales que se utilizan en actividades domésticas, de los productos que se consumen y sus envases, embalajes o empaques, así como los que provienen de establecimientos o la vía pública, y los resultantes de la limpieza de lugares públicos. 

B. Residuos de Manejo Especial (RME). No reúnen las características para ser peligrosos o sólidos urbanos, o bien, tienen un alto valor o son producidos por grandes generadores de residuos sólidos urbanos (generación mayor a 10 t/año de RSU).

C. Residuos Peligrosos (RP). Poseen una o varias características de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad o infecciosa (también conocidas como características CRETIB), así como envases, recipientes, embalajes y suelos que hayan sido contaminados por estos, o cuando se transfieran a otro sitio distinto a su origen.

Los residuos que genera el Sector Hidrocarburos pertenecen a las tres categorías antes mencionadas, ya que provienen tanto de las actividades de exploración, perforación, extracción y transporte por ductos, que normalmente se realizan en áreas naturales o con aprovechamientos agropecuarios, lo que les confiere ciertas particularidades; hasta los que se generan como resultado de las actividades de transformación industrial (refinación y petroquímica), y transporte y comercialización de petrolíferos (derivados de petróleo), dándoles a los residuos, una conformación más afín a las actividades industriales.

En México, la Gestión Ambiental de los Residuos está diferenciada en cuanto a las facultades que en esa materia tienen las dependencias gubernamentales, como sigue:

A. Competencia Federal. El control, registro, gestión y vigilancia de cumplimiento de los generadores de los siguientes residuos:

• Residuos peligrosos en general (a través de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales -SEMARNAT-).

• Residuos peligrosos del Sector Hidrocarburos (a través de la ASEA).

• Residuos de manejo especial del Sector Hidrocarburos (a través de la ASEA).

B. Competencia Estatal. El control, registro, gestión y vigilancia de cumplimiento de los generadores de residuos de manejo especial distintos a los del Sector Hidrocarburos.

C. Competencia Municipal. El control, registro, gestión y vigilancia de cumplimiento de los generadores de residuos sólidos urbanos.

En el año 2014, como consecuencia de la Reforma Energética en México, se promulgó la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos y, con ello, la creación de la Agencia Nacional de Energía y Ambiente (ASEA), la cual absorbió todas las competencias para exigir el cumplimiento de la gestión ambiental a los regulados del Sector Hidrocarburos y, por tanto, la correspondiente a los residuos peligrosos y de manejo especial.

Lo anterior se debe en parte a que las actividades del Sector Hidrocarburos, generan residuos muy peculiares y en grandes volúmenes, siendo uno de ellos por ejemplo, los “recortes de perforación” que son una combinación de fragmentos de roca del subsuelo, mezclados con los fluidos que se utilizan en la perforación de pozos petroleros, los cuales pueden ser de base aceite (residuos peligrosos) o de base agua (residuos de manejo especial) y que requieren de un manejo especializado; además por supuesto, de los materiales que han sido contaminados con distintas sustancias o la chatarra y componentes derivados del mantenimiento en las actividades petroleras.

En ese sentido, los regulados del Sector Hidrocarburos tienen que cumplir con las disposiciones que se establecen en la Ley General Para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y su Reglamento; con las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) que emita la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales en materia de residuos y adicionalmente, con las NOM que expida la ASEA para atender los temas de residuos específicos del sector, como es el caso de la norma emergente NOM-EM-005-ASEA-2017, que tiene por objeto definir mediante un listado, cuáles son dichos residuos, para ser sujetos al desarrollo de un Plan de Manejo.

De acuerdo a lo anterior, los regulados del Sector Hidrocarburos tienen como obligaciones en la materia las siguientes:

i. Registrarse como generador de residuos peligrosos y de manejo especial.

ii. Contar con una bitácora de entrada y salida de residuos al almacén temporal de residuos peligrosos.

iii. Emitir un informe anual de movimientos con residuos peligrosos y de manejo especial, mediante el mecanismo denominado Cédula de Operación Anual.

iv. Contar con un Seguro Ambiental, que ampare posibles daños por el manejo de residuos.

v. Emitir y dar seguimiento al manifiesto de entrega, transporte y destino final de residuos peligrosos (mecanismo para darles seguimiento y trazabilidad).

vi. Informar de la reutilización o reciclaje de residuos peligrosos dentro del mismo predio del generador.

vii. Elaborar el Plan de Manejo de residuos peligrosos y de manejo especial.

viii. Implementar y aplicar las acciones establecidas en el Plan de Manejo.

ix. Avisar a la Agencia Nacional de Energía y Ambiente, en caso de dejar de realizar actividades generadoras de residuos peligrosos.

x. Dejar libres de residuos peligrosos y de contaminación del suelo las instalaciones del generador, cuando estas sean desocupadas.

Figura 1. Esquema de desarrollo de un Plan de Acción del Sector Hidrocarburos, en base a la NOM-EM-005-ASEA-2017.

En otro orden de ideas, hoy en día, la tendencia es a favor del manejo integral de los residuos; por tanto, los generadores que se dediquen a alguna actividad del Sector Hidrocarburos tendrán que buscar alternativas para reutilizar o reciclar los residuos dentro de sus propias instalaciones y, asimismo, para generar las sinergias necesarias a fin de lograr una mínima generación y una máxima valorización de los residuos, lo cual se lograría a través del instrumento que constituye el Plan de Manejo, cuyas bases para su desarrollo se encuentran en la NOM-EM-005-ASEA-2017 (véase Figura 1).

El Plan de Manejo de Residuos contendrá las estrategias a desarrollar, a través de procedimientos que permitan la participación de todas las instancias involucradas (proveedores, contratistas, prestadores de servicio, trabajadores y entidades externas a las que se vayan a transferir los residuos), para lograr minimizar y valorizar al máximo a los residuos de un generador; utilizando los métodos y tecnologías más avanzadas que estén a su alcance, y quedando como última opción la disposición final de aquellos que no pudieran ser técnica y económicamente factibles de valorizar por otras vías.

Los regulados por la Agencia Nacional de Energía y Ambiente entonces, tienen la obligación de cumplir estrictamente con los instrumentos de gestión que implican un manejo integral de sus residuos peligrosos y de manejo especial, a través de un Plan de Manejo y con ello, tienen la oportunidad de crear sinergias que impliquen el aprovechamiento de esos residuos como materiales o como combustibles alternos, dando la pauta para que algunos de ellos sean transferidos como insumos para otras actividades productivas y reconfigurar a los residuos para darles un carácter de subproductos, lo cual actuaría a favor de la rentabilidad e imagen de las empresas, y permitiría impulsar negocios alternos capaces de consolidar un mercado formal de transferencia de residuos y comercialización de subproductos.

 

* Director General de Biósfera Servicios Integrales en Seguridad y Medio. Ambiente, S.A. de C.V. biosfera.jjae@gmail.com, jose.j.amaya.elias@gmail.com