ARGENTINA
Doctrina
Título:El seguro de responsabilidad civil no es un seguro de responsabilidad ambiental
Autor:Costa C., Juan
País:
Puerto Rico
Publicación:Revista Iberoamericana de Derecho Ambiental y Recursos Naturales - Número 26 - Diciembre 2017
Fecha:14-12-2017 Cita:IJ-CDLXXXIV-887
Índice Voces
Mercado mexicano
Acerca de Chubb
Contacto para medios

El seguro de responsabilidad civil no es un seguro de responsabilidad ambiental


Por Juan Costa C.*


El concepto de responsabilidad ambiental va mucho más allá de la definición de responsabilidad civil. Por tanto, cabe resaltar que la responsabilidad ambiental viene a contemplar los efectos que una práctica contaminante o un evento inesperado, principalmente provocado por la actividad humana, puede tener sobre los ecosistemas, la vida humana y otros animales, los suelos, el aire que respiramos, entre otros.  


Los principales tipos de contaminación están clasificados en contaminación al aire, suelos y agua. Dentro de estas categorías, las principales fuentes contaminantes provienen de la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural); vertidos o filtraciones de químicos, petróleo, aceites y generación y disposición de residuos.


Pactos y acuerdos internacionales, como la Declaración de Estocolmo (1972), el Informe Brundtland (1987), Declaración de Río (1992) y el Protocolo de Kyoto (1998) marcaron las bases de sustentabilidad y protección al medio ambiente. 


Ello trajo consigo una revolución en el marco regulatorio y legal de muchos países.


Latinoamérica no ha sido la excepción en la evolución del marco regulatorio ambiental. Países como Argentina, Brasil, México y Puerto Rico establecen en sus respectivos marcos legales ambientales requerimientos de garantías financieras o seguros de Responsabilidad Ambiental. De igual forma, cabe resaltar que, en ausencia de obligatoriedad de garantía financiera o seguro de responsabilidad ambiental en el marco regulatorio, este no exime de responsabilidad de reparar el daño a quienes contaminen como resultado del principio “del que contamina tiene que resarcir los daños”. 


Toda esta evolución en el marco regulatorio incide tanto en las personas como en las operaciones de diversas empresas que, a menor o mayor escala, tienen una exposición de contaminación como resultado de sus operaciones, los cuales están sujetos al marco legal tanto en su territorio nacional como en donde hayan expandido sus operaciones.


En ausencia de un seguro o garantía financiera, las empresas que originen incidentes de contaminación tendrían que reparar los daños con su propio patrimonio, que en algunos casos pudiera exceder el mismo y llevar a la empresa a quebrar. 


Tomando como referencia los principales tipos de contaminación (aire, agua y suelos), podemos establecer los daños resultantes que estos podrían tener en un evento de contaminación, los cuales podrían resultar en daños a las personas, afectación de flor a, fauna, agua, daño a la propiedad inmueble, pérdida financiera, entre otros.


Todos estos cambios en el marco regulatorio ambiental han revolucionado de igual forma la industria de seguros, generando el desarrollo de productos que se acomoden y permitan a los tenientes de seguros satisfacer sus necesidades de protección y exposición de los riesgos que enfrentan.


Lo primero que debemos hacer es establecer una breve comparativa entre el seguro de Responsabilidad Civil y Seguro de Responsabilidad Ambiental, la cual estriba en que el seguro de responsabilidad civil no fue diseñado para satisfacer todos los requerimientos de la ley ambiental, además de sus limitaciones exclusivas hacia la responsabilidad ci vil, modalidad de la cobertura, definiciones respecto a un evento contaminante y la separación de eventos súbitos, accidentales y graduales, entre otros.


Un alto porcentaje de los casos de incidentes de contaminación se origina en los predios propios de la empresa. Por lo cual la afectación inmediata es en el predio de la empresa, lo que resultaría en costos y gastos de limpieza/remediación en predios propios del asegurado, los cuales no están amparados en un seguro tradicional de Responsabilidad Civil y Seguro de Incendio.


Debemos establecer que el Seguro de Responsabilidad Ambiental es un seguro especializado, que viene a cubrir todas esas brechas en coberturas de los seguros tradicionales (RC, Incendio, E&O, D&O, Transporte) como resultado de eventos de contaminación. Entre las bondades que ofrece el producto de Responsabilidad Ambiental se encuentra la remediación, restauración o reparación del daño, incluso indemnización.


Otra virtud del producto de contaminación es que no establece en términos de tiempo los eventos o cobertura súbita, accidental o gradual, a diferencia de la póliza de Responsabilidad Civil, que limita la cobertura de responsabilidad civil ambiental a eventos súbitos o accidentales a un periodo de descubrimiento de 72 horas.


La evolución del seguro de responsabilidad civil viene a partir de la década de 1980 (principalmente en Estados Unidos), donde formalmente obtiene su nombre de Commercial General Liability (CGL por sus siglas en inglés).


La póliza de CGL viene a reemplazar la póliza de “Comprehensive General Liability Insurance” (CGLI por sus siglas en inglés), la cual fue un seguro a todo riesgo o todo incluido llevando a una aseguradora a pagar no importando qué (Insureon). En lo que respecta a la responsabilidad ambiental, dada la evolución de la actividad comercial e industrial y cambios en materia legal, el seguro de responsabilidad civil fue evolucionando hasta el punto que algunas  pólizas  excluyen la exposición ambiental o proveen una cobertura limitada de responsabilidad ambiental, la cual no es especializada con el fin de atender los requerimientos en materia de ley ambiental como lo es la póliza de Responsabilidad Civil, mejor conocida como la RC Ecológica.


Empresas como Chubb han sido precursores en el estudio de las exposiciones de riesgo a las cuales se enfrenta el mercado conforme cambian o evolucionan estos entornos. Por ello, la póliza de Responsabilidad Ambiental va más allá del papel; involucra un equipo multidisciplinario enfocado principalmente en la prevención y educación.


Mercado mexicano [arriba] 


En lo que respecta a México, el terreno para el desarrollo del Seguro de Responsabilidad Ambiental está lleno de desafíos. Por esto el enfoque que le hemos dado a la suscripción y comercialización de nuestro producto está orientado a la prevención de las exposiciones de riesgo de nuestros clientes.


La complejidad de la suscripción está en cómo se estructuran los términos y condiciones adecuados para exposiciones de riesgo que no han sido reglamentadas  en  el  pasado  por  un  marco  regulatorio estricto, lo que ha incidido en que muchas empresas no hayan llevado a cabo las mejores prácticas y controles adecuados respecto al manejo de contaminantes (como materia prima) y el manejo de los residuos generados como resultados de sus operaciones, esto sumado a infraestructura obsoleta y desactualizada.


Otro gran reto ha sido cambiar la percepción errónea del mercado respecto a la cobertura de Responsabilidad Civil (y algunas coberturas de los seguros tradicionales), las cuales son percibidas como el mecanismo para satisfacer los requerimientos de ley ambiental en el momento de un evento de contaminación.


Desde que comenzó el desarrollo del seguro de responsabilidad ambiental, en 2008, se ha fomentado la necesidad real del producto en un mercado de poca percepción y que se está volcando sobre agentes, corredores y sus clientes como resultado de la evolución en materia de legislación ambiental y la continua inversión internacional. Esto con la finalidad de proveer mecanismos de transferencia de riesgo reales para satisfacer y atender los retos a los cuales se enfrentan las empresas y, principalmente, en lo que respecta a este caso, la evolución en materia de legislación ambiental.


El mercado de seguros en Latinoamérica y México es complejo, diverso y cambiante debido a muchos factores, pero particularmente cada vez más reglamentado y sofisticado.


Acerca de Chubb [arriba] 


Chubb es la compañía de seguros de propiedad y responsabilidad civil más grande del mundo que cotiza en bolsa. Con operaciones en 54 países, Chubb asegura propiedad y responsabilidad civil comercial y personal, seguros de accidentes personales y salud complementario, reaseguros y seguros de vida a un diverso grupo de clientes. Como una compañía de suscripción, asesoramos, asumimos y gestionamos los riesgos con visión y disciplina. Proveemos servicio y pagamos nuestros siniestros equitativa y rápidamente. La compañía también se define por sus extensas ofertas de productos y servicios, amplias capacidades de distribución, excepcional fortaleza financiera y operaciones locales a nivel mundial. La compañía matriz Chubb Limited cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE: CB) y es integrante del índice de S&P 500. 


Chubb tiene oficinas ejecutivas en Zúrich, Nueva York, Londres y otras ubicaciones, y emplea a aproximadamente 31.000 personas alrededor del mundo. Podrá encontrar información adicional en: www. chub b.com.


Contacto para medios [arriba] 


Vivian Budinich, +56 (2) 2549 8276


 


 


* Director regional de Responsabilidad Civil Ambiental de Chubb para América Latina